Abrir sesión | Regístrese | ¿Olvidó su contraseña? | Contacto |
Email: Clave:

Medwave se preocupa por su privacidad y la seguridad de sus datos personales.
Para poder enviarle a su dirección de correo electrónico su contraseña, es necesario que ingrese su e-mail.


Congresos
Medwave 2007 Abr;7(3):e1033 doi: 10.5867/medwave.2007.03.1033
Georg Haas y la primera hemodiálisis en un paciente en el mundo
Georg Haas and the first hemodialysis performed on a patient in the world
Jörg Vienken

Resumen

Este texto completo es la transcripción editada y revisada de la conferencia dictada en el marco del Congreso Conjunto de Nefrología, Hipertensión y Trasplante 2006, Simposio Fresenius, realizado en Valdivia entre los días 4 y 7 de octubre de 2006. El evento fue organizado por la Sociedad Chilena de Nefrología, Hipertensión y Trasplante. Secretaria Ejecutiva: Dra. Patricia Herrera. Secretario Ejecutivo Local: Dr. Claudio Flores.


 
Antecedentes históricos

En la calle de La Constitución, en Washington, hay un letrero que reza: lo pasado es prólogo, lo que se relaciona con el primer mensaje de esta conferencia: que siempre debemos tener mucho respeto por nuestros ancestros, ya que nuestro desarrollo tecnológico se basa en las ideas que ellos tuvieron hace 100 ó 150 años. La primera película científica del mundo es justamente sobre diálisis y data de 1914, es decir, tiene cerca de 100 años. En la ilustración de la Fig.1 se observa cómo se trataba en el siglo XV a quienes necesitaban diálisis y resulta obvio que, para tratar al número actual de pacientes, que los americanos estiman en más de 1.200.000, era necesario desarrollar algo diferente.

Figura 1. The Vartomans enema (British Museum, 1516).

En esa película se presenta a Georg Haas, médico alemán que vivió a comienzos del siglo XX y se dedicó a la investigación sobre purificación de la sangre, experimentando en animales y también en humanos (Fig. 2).

Figura 2. Georg Haas (1886-1971).

Los colegas americanos dicen que fueron los primeros en realizar hemodiálisis, pero no es así; los científicos americanos de comienzos del siglo XX sólo trabajaron en animales y el primero en hacer tratamiento en humanos fue el Dr. Georg Haas, que vivió entre 1886 y 1971 y comenzó sus investigaciones en tecnología de transplante aislando un órgano, hígado o riñón, para luego prefundirlo, que es exactamente lo que se hace hoy en día, mediante un sistema de perfusión, una vez que se inicia el período isquémico de un transplante. En la Figura 3 se muestra el sistema de perfusión utilizado por el Dr Haas, que es muy similar a lo que existe actualmente: donde él usaba un contenedor de sangre, actualmente usamos un contenedor de solución salina; y usaba una trampa de burbuja y una bomba de presión, exactamente igual a lo que se usa hoy.

Figura 3. Sistema de perfusión utilizado por Georg Haas en la primera diálisis (1886-1971).

Haas inventó un dializador, que es básicamente igual a los actuales, como se puede ver en la Figura 4: tiene un tubo de vidrio y algo que es, en esencia, una membrana tubular que mide 1,8 metros, es decir, es un tubo muy largo; la membrana es de nitrato de celulosa o, en otras palabras, colodión. Están los mismos componentes de los dializadores actuales: la entrada de la solución de NaCl para el líquido de diálisis, la salida del ultrafiltrado, algún mecanismo de control térmico de la máquina y las conexiones a la arteria y a la vena. Haas ensambló ocho de estos dispositivos (Fig. 5) con un motor conectado a la bomba, con una rueda de transmisión y un dispositivo con el cual entibiaba a sus pacientes.

Figura 4. Dializador de Haas - 1924.

Figura 5. El dializador de Haas completamente ensamblado - 1924.

La película que muestra la primera diálisis en perros, hecha por el Dr Georg Hass en 1914, fue producida por Oskar Barnack, el inventor de la cámara Leitz, quien vivía cerca de Haas, por lo que utilizó su cámara recién desarrollada para filmar este experimento. En ella se veía a Haas y a su asistente en los preparativos y el dializador con los tubos de vidrio conteniendo las membranas de colodión y se mostró cómo canularon al perro. Luego hubo un accidente, que quedó registrado: en el segundo de los tubos hubo una ruptura de la membrana, por la que caía la sangre del perro; por supuesto, detuvieron el experimento, pararon la filmación y la reiniciaron una vez que se solucionó el problema. Después unieron ambas partes de la película. Se veía también que la bomba tiende a detenerse; en los dializadores actuales las bombas no suelen fallar, pero en los equipos iniciales solía ser un gran problema. Se necesitaban tres personas para dializar a un animal. En la película se mostraba cómo la sangre entraba por el tubo, cómo salía, las pulsaciones de las membranas, el ultrafiltrado y también la trampa de burbujas. Por último, como demostración de que el procedimiento funcionaba, se mostró el perro, vivo, algo paralizado en las extremidades pero con hambre, igual que los pacientes actuales después de las diálisis.

El experimento en el perro se hizo en 1914, antes del inicio de la Primera Guerra Mundial; diez años después, en 1924, Haas realizó la primera diálisis en un ser humano. En la Fig. 6 se observa el paciente, el dispositivo con sus tubos de vidrio y el ambiente del laboratorio, todo muy parecido a lo de la fase experimental. Tuvo éxito y después empezó a publicar; su primera publicación apareció en julio de 1928 en una revista alemana (Klinische Wochenschrift, 15 Julio 1928) y presentó sus resultados ante el más famoso congreso de internistas alemanes, pero no recibió aplausos, sino burlas: todos los internistas se rieron de él, porque consideraron que era una técnica imposible de aplicar y que jamás podría mantener vivos a los pacientes urémicos. Alrededor de 1930 Haas abandonó sus investigaciones y pasaron quince años, hasta que Kolf retomó las experiencias con diálisis.

Figura 6. Primera diálisis en un paciente (Georg Haas, 1924).

La hemodiálisis se comenzó a desarrollar a partir de los años sesenta, es decir, casi cincuenta años después de los primeros trabajos de Haas; desde entonces, el número de pacientes dializados en el mundo ha ido aumentando en forma exponencial hasta la época actual, llegando a alrededor de 1.200.000 casos en el mundo, en el año 2004. Sorprende saber que en Japón, en un solo país, hay más de 240.000 pacientes (Fig. 7). Todo esto es consecuencia de las investigaciones realizadas por Georg Haas hace casi cien años.

Figura 7. Evolución del número de pacientes en hemodiálisis en el mundo. 1960 - 2005.

Figura 1. The Vartomans enema (British Museum, 1516).
Figura 2. Georg Haas (1886-1971).
Figura 3. Sistema de perfusión utilizado por Georg Haas en la primera diálisis (1886-1971).
Figura 4. Dializador de Haas - 1924.
Figura 5. El dializador de Haas completamente ensamblado - 1924.
Figura 6. Primera diálisis en un paciente (Georg Haas, 1924).
Figura 7. Evolución del número de pacientes en hemodiálisis en el mundo. 1960 - 2005.
Licencia Creative Commons Esta obra de Medwave está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 3.0 Unported. Esta licencia permite el uso, distribución y reproducción del artículo en cualquier medio, siempre y cuando se otorgue el crédito correspondiente al autor del artículo y al medio en que se publica, en este caso, Medwave.

 

Este texto completo es la transcripción editada y revisada de la conferencia dictada en el marco del Congreso Conjunto de Nefrología, Hipertensión y Trasplante 2006, Simposio Fresenius, realizado en Valdivia entre los días 4 y 7 de octubre de 2006. El evento fue organizado por la Sociedad Chilena de Nefrología, Hipertensión y Trasplante. Secretaria Ejecutiva: Dra. Patricia Herrera. Secretario Ejecutivo Local: Dr. Claudio Flores.

Expositor: Jörg Vienken[1]

Filiación:
[1] Ingeniero químico, con PhD en biofísica. Jefe del Departamento de Biociencias de Fresenius, Alemania

E-mail: jorg.vienken@fmc-ag.com

Citación: Vienken J. Georg Haas and the first hemodialysis performed on a patient in the world. Medwave 2007 Abr;7(3):e1033 doi: 10.5867/medwave.2007.03.1033

Fecha de publicación: 1/4/2007

Comentarios (0)

Nos complace que usted tenga interés en comentar uno de nuestros artículos. Su comentario será publicado inmediatamente. No obstante, Medwave se reserva el derecho a eliminarlo posteriormente si la dirección editorial considera que su comentario es: ofensivo en algún sentido, irrelevante, trivial, contiene errores de lenguaje, contiene arengas políticas, obedece a fines comerciales, contiene datos de alguna persona en particular, o sugiere cambios en el manejo de pacientes que no hayan sido publicados previamente en alguna revista con revisión por pares.

Aún no hay comentarios en este artículo.


Para comentar debe iniciar sesión

Medwave publica las vistas HTML y descargas PDF por artículo, junto con otras métricas de redes sociales.

Se puede producir un retraso de 48 horas en la actualización de las estadísticas.