Abrir sesión | Regístrese | ¿Olvidó su contraseña? | Contacto |
Email: Clave:

Medwave se preocupa por su privacidad y la seguridad de sus datos personales.
Para poder enviarle a su dirección de correo electrónico su contraseña, es necesario que ingrese su e-mail.


Cursos
Medwave 2008 Oct;8(10):e1789 doi: 10.5867/medwave.2008.10.1789
Infiltraciones en reumatología
Infiltrations in rheumatology
Pedro Miranda

Resumen

Este texto completo es una transcripción editada y revisada de una conferencia dictada en el Curso Actualizaciones en Dolor e Inflamación en Reumatología, organizado por la Sociedad Chilena de Reumatología durante los días 5 y 6 de Octubre de 2007 y cuyo director fue el Dr. Carlos Fuentealba.


 

Introducción

Antes de realizar una infiltración con corticoides, es fundamental explorar y analizar el líquido articular para descartar cualquier infección que haya pasado inadvertida. El líquido articular se clasifica en cuatro tipos según sus características citoquímicas; es importante saber que el líquido séptico es de aspecto purulento, verdoso, con niveles de glucosa muy bajos y alta cantidad de polimorfonucleares (PMN). Sólo si se descarta la presencia de infección se puede plantear la posibilidad de realizar algún tipo de infiltración (Tabla I).

Tabla I. Clasificación de los derrames sinoviales.

En reumatología existe una gama limitada de procedimientos invasivos: artrocentesis diagnóstica; infiltración con corticoides, anestésicos locales, ácido hialurónico o medios de contraste; y sinovectomía médica, que se emplea en caso de artritis muy resistentes. Se ha comunicado la aplicación de otros medicamentos por esta vía, como morfina y solución glucosalina, pero sólo como casos anecdóticos. La infiltración se puede realizar a nivel intraarticular, intratendinoso, intramuscular, en las vainas que recubren los tendones, en las bursas e incluso se puede efectuar infiltraciones intralesionales, como en el caso del síndrome del túnel carpiano.

Las indicaciones de infiltraciones intraarticulares son numerosas; las más frecuentes son la artrosis y la artritis reumatoidea (AR), pero también se utilizan en gota, condrocalcinosis, algunas artritis del lupus eritematoso sistémico (LES), sinovitis de rodilla, algunas pelviespondilopatías (PEP), periartritis de hombro (hombro congelado, capsulitis adhesiva, hombro hemipléjico) y en el síndrome de Tietze. Finalmente, se puede aplicar infiltraciones en el manejo de cuadros no articulares, de hombro (tendinitis bicipital, bursitis subacromial, tendinitis del supraespinoso, periartritis, manguito rotador), de codo (epicondilitis, epitrocleitis, bursitis olecranon, síndrome túnel cubital), de mano y muñeca (ganglion, enfermedad de De Quervain, dedo en resorte, síndrome de túnel carpiano), de cadera y rodilla (bursitis trocantérea, anserina, bursitis prepatelar), dorso (puntos gatillo de la fibromialgia) y pie (tendinitis aquileana, bursitis calcánea, neuroma de Morton y túnel del tarso).

Técnica de la infiltración articular

  • Para realizar una infiltración es necesario conocer la anatomía del sitio a infiltrar.
  • Es muy importante que el paciente esté en una posición cómoda para él y para el médico que realizará el procedimiento.
  • Se identifican los puntos de referencia y/o se marca el sitio con lápiz.
  • Se prepara la piel con alcohol y se realiza asepsia, aplicando solución de yodo en un área de seis centímetros, en tres ocasiones.
  • Se deja secar durante un minuto y se frota una vez el sitio de inserción de la aguja con alcohol.
  • Se recomienda utilizar guantes y campos clínicos, pero no es imprescindible: lo importante es que la infiltración de la piel y de la articulación se haga con técnica aséptica.
  • La aguja se inserta en forma perpendicular, previa aplicación de anestesia local con lidocaína 1 ó 2 %), pura o mezclada con esteroides a través de una aguja fina (25G) o gruesa (17 a 19G) en el caso de la rodilla, unida a una jeringa de 10 a 20 ml para extraer líquido articular previo a la infiltración.
  • Se aspira 3 ml de lidocaína en una jeringa pequeña utilizando una aguja calibre 20; luego se inyecta alrededor de 0,5 ml del anestésico para formar una vesícula en el sitio de la inyección.
  • Con la aguja orientada directamente hacia la articulación, se inyecta la lidocaína restante a lo largo de la trayectoria que seguirá la aguja de aspiración.
  • Una vez que se administra la anestesia local se ingresa al espacio articular con una aguja calibre 19 o 21G montada en una jeringa de 20 ml.
  • Se aspira líquido sinovial mientras se estabiliza la aguja con la mano no dominante.
  • Cuando se termina de aspirar se separa la jeringa de la aguja y se conecta a ésta una nueva jeringa con el agente a infiltrar.
  • Se vuelve a aspirar suavemente para verificar la posición de la aguja.
  • Por último, se procede a inyectar el agente elegido en la articulación.

Figura 1. Infiltración de rodilla: abordajes externo e interno.

La infiltración articular con corticoides está contraindicada en presencia de sepsis o bacteremia, infecciones articulares o periarticulares, fractura intraarticular, osteoporosis yuxtaarticular marcada, trastornos de la coagulación, historia previa de artropatía por esteroides y/o de falta de respuesta a inyecciones previas.

Las complicaciones del procedimiento no son frecuentes, pero siempre se debe considerar la posibilidad de que se presente alguna de ellas, especialmente la infección local, que se produce en uno de cada 10.000 a 100.000 procedimientos. Por otra parte, dado que los corticoides se administran en forma de cristales de disolución lenta, siempre existe el riesgo de inducir una reacción por cristales. Otras complicaciones son: rotura del tendón infiltrado, daño neurológico, hipopigmentación post inflamatoria, atrofia cutánea, lipoatrofia, bochornos, descompensación metabólica y aumento de la presión arterial. También puede ocurrir una calcificación en el sitio de la inyección o una hemorragia importante. Por último, se ha comunicado la aparición de pancreatitis, osteonecrosis del hueso de la articulación infiltrada, cataratas y shock anafiláctico posterior a un procedimiento de infiltración articular con esteroides.

Los corticoides que se utilizan con más frecuencia en las infiltraciones son las mezclas de betametasona fosfato, sea con betametasona dipropionato o con betametasona acetato. También se utiliza metilprednisolona acetato o hexacetónido de triamcinolona, que tiene un efecto más prolongado, pero es más difícil de conseguir en Chile.

Las inyecciones intraarticulares de corticoides son muy utilizadas por los reumatólogos de todo el mundo: según una encuesta realizada en Estados Unidos, más de 95% de los especialistas las utiliza y esta práctica está aceptada en las guías de EULAR, ACR y SOCHIRE para distintas patologías (1). Sin embargo, existe poca información sobre sus mecanismos de acción, que se clasifican en biomecánicos, antiinflamatorios e inmunosupresores, ni existe suficiente respaldo con respecto a su utilidad clínica, de modo que su aplicación sólo está avalada por la práctica y experiencia personal.

Cabe mencionar brevemente el método de viscosuplementación, que tiene como objetivo aumentar la viscosidad y las concentraciones de hialuronato en el líquido articular (2); se ha demostrado que mejora la lubricación articular en caballos, por aumento de la secreción de surfactante (3), pero se utiliza poco debido a su alto costo y a la falta de evidencia categórica que lo respalde.

Infiltración de corticoides en osteoartrosis de rodilla

Las principales razones que justifican el uso de esteroides intraarticulares en artrosis, sobre todo de rodilla, son: primero, en esta patología la histología muestra hiperplasia sinovial e infiltrado mononuclear denso similar al que se encuentra en la AR (4, 5) y segundo, se ha demostrado que la inyección de corticoides reduce la infiltración de macrófagos en la membrana sinovial en pacientes con artrosis (6). Sin embargo, aún no está claro el efecto a largo plazo que puede tener el procedimiento sobre el cartílago articular, ya que es difícil hacer estudios en artrosis debido a que su evolución natural cursa con altos y bajos y existe gran variabilidad en la progresión espontánea. Existen estudios en modelos animales de artrosis experimental, pero la biomecánica es diferente a la humana y las dosis de corticoides no son equivalentes. Sin embargo, considerando estas limitaciones, estos estudios sugieren que la infiltración con corticoides tiene efectos beneficiosos sobre la artrosis: la inyección de corticoides en conejos previene la formación de osteofitos y la fibrilación del cartílago (7); y en perros, también reduce en forma significativa la incidencia y tamaño de los osteofitos y el puntaje de daño articular, tanto en cóndilo femoral como en platillo tibial (8, 9, 10).

La infiltración articular con corticoides tiene algunos efectos perjudiciales, que obligan a restringir el procedimiento a un máximo de tres veces por año. En un estudio de seguimiento a largo plazo, los pacientes que recibieron infiltración tuvieron mayor daño radiológico que los que no la recibieron (11). Asimismo, en conejos la inyección de betametasona acetato altera la conformación del condrocito y lleva a degeneración celular (12). En caballos se ha observado que produce alteraciones en la síntesis de procolágeno tipo II, lo que puede provocar aceleración de la enfermedad (13) y en caballos sometidos a ejercicio, la inyección de metilprednisolona reduce la resistencia a la compresión y el grosor del cartílago articular con respecto al grupo control (14).

En humanos se ha utilizado la infiltración con corticoides en artrosis durante más de cincuenta años: en 1953, Hollander publicó una serie de 231 pacientes tratados con inyecciones repetidas de hidrocortisona intraarticular, de los cuales 87% tuvieron remisión de la sintomatología (15). En Chile, Saffie publicó en 1989 un estudio en el que se incluyó a 100 pacientes que se trataron con infiltración de dipropionato de betametasona, repetida cada tres semanas si era necesario; se efectuaron 3,7 inyecciones por cada rodilla, en promedio; se observó disminución del dolor, mejoría de la movilidad y ausencia de progresión radiológica de la enfermedad a los dos años (16). En otro estudio chileno, Oksenberg reclutó 40 pacientes con artrosis de rodilla en quienes comparó dos marcas comerciales de betametasona y encontró beneficios similares con ambas a los treinta días, con reducción del dolor al subir escaleras, durante el reposo y en el examen físico. Sobre la infiltración con metilprednisolona, existen pocos estudios controlados, las casuísticas son relativamente pequeñas y se describe principalmente el efecto en la rodilla; existe escasa evidencia sobre el uso en otros sitios articulares. Finalmente, no existen comunicaciones acerca del efecto de la aspiración del líquido articular exclusivamente (Tabla II).

Tabla II. Estudios de esteroides intraarticulares controlados con placebo. MP=metilprednisolona. TH=triamcinolona. PL=placebo.

Gaffney publicó en 1995 un estudio efectuado en 298 pacientes tratados con infiltración con corticoides, en el que se encontró que el efecto es transitorio y dura una a cuatro semanas. Los principales beneficios se relacionaron con la disminución del dolor, pero no hubo grandes cambios en la funcionalidad. La respuesta fue mayor en presencia de derrame articular y cuando la infiltración se realizaba luego de la aspiración del mismo (17).

En cuanto a la seguridad a largo plazo de las infiltraciones con corticoides en artrosis de rodilla, Raynauldet al estudiaron a 68 pacientes a los que se inyectó triamcinolona 40 mg o suero fisiológico como placebo, cada tres meses durante dos años (18). La principal variable de estudio fue el estrechamiento del espacio articular; la eficacia clínica se midió utilizando la subescala de dolor WOMAC (Western Ontario and McMaster Universities) y el tiempo empleado en caminar 50 pies, alrededor de 15 metros. No se encontraron diferencias en el espacio articular al año ni a los dos años, pero hubo mayor mejoría sintomática en los pacientes infiltrados con corticoides, especialmente al año: el dolor y la rigidez mejoraron significativamente con la triamcinolona, lo que no ocurrió en el grupo tratado con suero fisiológico.

Por último, al comparar distintos corticoides entre sí se ha observado que el dipropionato de betametasona tiene un efecto más duradero que el acetato de betametasona y que esta última preparación es superada en cuanto a eficacia y duración de acción por el hexacetónido de triamcinolona.

Infiltración de corticoides en artrosis de otras articulaciones

Jakob et al publicaron, en 1997, un estudio en el cual infiltraron con corticoides la articulación acromioclavicular de 27 pacientes; los autores observaron alivio de la sintomatología durante 20 días en promedio, con un máximo de tres meses (19). Otros autores han encontrado beneficios transitorios en artrosis de cadera: aplicando inyecciones de 80 mg de metilprednisolona y 4 ml de lidocaína 1%, Plant et al observaron alivio sintomático a las dos y doce semanas de seguimiento, aunque sin efecto veintiséis semanas después de la infiltración (20).

Otra indicación frecuente de infiltración con esteroides es la artrosis de la primera articulación carpometacarpiana, o articulación del pulgar; en esta articulación el procedimiento presenta poca dificultad técnica y tiene muy buena respuesta clínica, pero no hay estudios irrefutables al respecto. También se ha descrito el beneficio de la inyección de corticoides en las facetas, donde diversos estudios abiertos han demostrado buenos resultados a corto plazo (21, 22, 23); en cambio, en estudios efectuados en columna cervical, especialmente en la articulación uncovertebral, se ha encontrado que la respuesta no es superior a placebo y la duración del efecto es breve (24, 25).

Por último, una vez que el paciente recibe una infiltración en la rodilla se acostumbra indicar reposo por 24 horas, ya que existe evidencia que señala que puede ser perjudicial mantener la actividad; sin embargo, no se ha establecido la duración y magnitud del reposo necesario.

En las figuras 2 y 3 se muestra la técnica de infiltración en distintos sitios.

Figura 2. A: Infiltración del codo. B: Infiltración del hombro.

Figura 3. Infiltración con corticoides en: A: epicondilitis, B:epitrocleítis, C: espolón calcáneo.

Conclusiones

  • Se requieren nuevos y mejores estudios para demostrar que la infiltración con corticoides es beneficiosa, tal como se observa a diario en la práctica clínica.
  • Asimismo, se requieren casuísticas mayores para realizar con confianza este procedimiento.
  • Se debe determinar el efecto de la infiltración en otros grupos articulares y definir en qué tipo de pacientes está indicada.
  • La evidencia actual es tipo IV, es decir, consejos y recomendaciones de grupos de expertos.
  • El efecto de las infiltraciones se mantiene en ocasiones después de la eliminación del fármaco, pero no se conoce el mecanismo de acción.
  • En el caso de la artrosis de rodilla, cuando fallan los analgésicos se indica antiinflamatorios no esteroidales; si persiste la inflamación sinovial o la sintomatología, se indica infiltración con corticoides para tratar la disfunción mecánica de los pacientes; si predomina la disfunción funcional, se indica viscosuplementación (Fig. 4).

Figura 4. Opciones de manejo para la artrosis sintomática de rodilla.

Tabla I. Clasificación de los derrames sinoviales.
Figura 1. Infiltración de rodilla: abordajes externo e interno.
Tabla II. Estudios de esteroides intraarticulares controlados con placebo. MP=metilprednisolona. TH=triamcinolona. PL=placebo.
Figura 2. A: Infiltración del codo. B: Infiltración del hombro.
Figura 3. Infiltración con corticoides en: A: epicondilitis, B:epitrocleítis, C: espolón calcáneo.
Figura 4. Opciones de manejo para la artrosis sintomática de rodilla.
Licencia Creative Commons Esta obra de Medwave está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 3.0 Unported. Esta licencia permite el uso, distribución y reproducción del artículo en cualquier medio, siempre y cuando se otorgue el crédito correspondiente al autor del artículo y al medio en que se publica, en este caso, Medwave.

 

Este texto completo es una transcripción editada y revisada de una conferencia dictada en el Curso Actualizaciones en Dolor e Inflamación en Reumatología, organizado por la Sociedad Chilena de Reumatología durante los días 5 y 6 de Octubre de 2007 y cuyo director fue el Dr. Carlos Fuentealba.

Expositor: Pedro Miranda[1]

Filiación:
[1] Presidente de la Sociedad Chilena de Reumatología (SOCHIRE). Departamento de Reumatología Hospital San Juan de Dios, Santiago, Chile

Citación: Miranda P. Infiltrations in rheumatology. Medwave 2008 Oct;8(10):e1789 doi: 10.5867/medwave.2008.10.1789

Fecha de publicación: 1/11/2008

Comentarios (1)

Nos complace que usted tenga interés en comentar uno de nuestros artículos. Su comentario será publicado inmediatamente. No obstante, Medwave se reserva el derecho a eliminarlo posteriormente si la dirección editorial considera que su comentario es: ofensivo en algún sentido, irrelevante, trivial, contiene errores de lenguaje, contiene arengas políticas, obedece a fines comerciales, contiene datos de alguna persona en particular, o sugiere cambios en el manejo de pacientes que no hayan sido publicados previamente en alguna revista con revisión por pares.

Nombre/name: raul nicolas zaldivar
Fecha/date: 2012-03-27 23:16:08
Comentario/comment:
Excelente articulo que nos muestra una opcion sumamente valiosa e el tratamiento del dolor cronico del artritico.


Para comentar debe iniciar sesión

Medwave publica las vistas HTML y descargas PDF por artículo, junto con otras métricas de redes sociales.

Se puede producir un retraso de 48 horas en la actualización de las estadísticas.

  1. Hochberg MC, Perlmutter DL, Hudson JI, Altman RD. Preferences in the management of osteoarthritis of the hip and knee: results of a survey of community-based rheumatologists in the United States. Arthritis Care Res. 1996 Jun;9(3):170-6. | CrossRef | PubMed |
  2. Jessar RA, Ganzell MA, Ragan C. The action of hydrocortisone in synovial inflammation. J Clin Invest. 1953 Jun;32(6):480-2. | CrossRef | PubMed |
  3. Hills BA, Ethell MT, Hodgson DR. Release of lubricating synovial surfactant by intra-articular steroid. Br J Rheumatol. 1998 Jun;37(6):649-52. | CrossRef | PubMed |
  4. Revell PA, Mayston V, Lalor P, Mapp P. The synovial membrane in osteoarthritis: a histological study including the characterisation of the cellular infiltrate present in inflammatory osteoarthritis using monoclonal antibodies. Ann Rheum Dis. 1988 Apr;47(4):300-7. | CrossRef | PubMed | PMC |
  5. Haraoui B, Pelletier JP, Cloutier JM, Faure MP, Martel-Pelletier J. Synovial membrane histology and immunopathology in rheumatoid arthritis and osteoarthritis. In vivo effects of antirheumatic drugs. Arthritis Rheum. 1991 Feb;34(2):153-63. | CrossRef | PubMed |
  6. Young L, Katrib A, Cuello C, Vollmer-Conna U, Bertouch JV, Roberts-Thomson PJ, et al. Effects of intraarticular glucocorticoids on macrophage infiltration and mediators of joint damage in osteoarthritis synovial membranes: findings in a double-blind, placebo-controlled study Arthritis Rheum. 2001 Feb;44(2):343-50. | CrossRef | PubMed |
  7. Butler M, Colombo C, Hickman L, O'Byrne E, Steele R, Steinetz B, et al. A new model of osteoarthritis in rabbits. III. Evaluation of anti-osteoarthritic effects of selected drugs administered intraarticularly. Arthritis Rheum. 1983 Nov;26(11):1380-6. | CrossRef | PubMed |
  8. Pelletier JP, Martel-Pelletier J. Protective effects of corticosteroids on cartilage lesions and osteophyte formation in the Pond-Nuki dog model of osteoarthritis. Arthritis Rheum. 1989 Feb;32(2):181-93. | CrossRef | PubMed |
  9. Pelletier JP, Mineau F, Raynauld JP, Woessner JF Jr, Gunja-Smith Z, Martel-Pelletier J. Intraarticular injections with methylprednisolone acetate reduce osteoarthritic lesions in parallel with chondrocyte stromelysin synthesis in experimental osteoarthritis. Arthritis Rheum. 1994 Mar;37(3):414-23. | CrossRef | PubMed |
  10. Pelletier JP, DiBattista JA, Raynauld JP, Wilhelm S, Martel-Pelletier J. The in vivo effects of intraarticular corticosteroid injections on cartilage lesions, stromelysin, interleukin-1, and oncogene protein synthesis in experimental osteoarthritis. Lab Invest. 1995 May;72(5):578-86. Lab Invest. 1995 May;72(5):578-86. | PubMed |
  11. Wada J, Koshino T, Morii T, Sugimoto K. Natural course of osteoarthritis of the knee treated with or without intraarticular corticosteroid injections. Bull Hosp Jt Dis. 1993 Summer;53(2):45-8. | PubMed |
  12. Polyzois D, Papachristou G, Kotsiopoulos K, Plessas S. Treatment of tibial and femoral bone loss by distraction osteogenesis. Experience in 28 infected and 14 clean cases. Acta Orthop Scand Suppl. 1997 Oct;275:84-8. | PubMed |
  13. Robion FC, Doizé B, Bouré L, Marcoux M, Ionescu M, Reiner A, et al. Use of synovial fluid markers of cartilage synthesis and turnover to study effects of repeated intra-articular administration of methylprednisolone acetate on articular cartilage in vivo. J Orthop Res. 2001 Mar;19(2):250-8. | CrossRef | PubMed |
  14. Murray RC, DeBowes RM, Gaughan EM, Zhu CF, Athanasiou KA. The effects of intra-articular methylprednisolone and exercise on the mechanical properties of articular cartilage in the horse. Osteoarthritis Cartilage. 1998 Mar;6(2):106-14. | CrossRef | PubMed |
  15. Hollander JL. Intra-articular hydrocortisone in arthritis and allied conditions; a summary of two years' clinical experience. J Bone Joint Surg Am. 1953 Oct;35-A(4):983-90. | PubMed |
  16. Saffie F, Gordillo H, Gordillo E, Ballesteros F. Intra-articular treatment of osteoarthrosis of the knee with betamethasone dipropionate and disodium phosphate. Non-controlled, open 5 years' experience. Rev Med Chil. 1989 Nov;117(11):1261-6. | PubMed |
  17. Gaffney K, Ledingham J, Perry JD. Intra-articular triamcinolone hexacetonide in knee osteoarthritis: factors influencing the clinical response. Ann Rheum Dis. 1995 May;54(5):379-81. | CrossRef | PubMed |
  18. Raynauld JP, Buckland-Wright C, Ward R, Choquette D, Haraoui B, Martel-Pelletier J, et al. Safety and efficacy of long-term intraarticular steroid injections in osteoarthritis of the knee: a randomized, double-blind, placebo-controlled trial. Arthritis Rheum. 2003 Feb;48(2):370-7. | CrossRef | PubMed |
  19. Jakob AK, Sallay PI. Therapeutic efficacy of corticosteroid injections in the acromioclavicular joint. Biomed Sci Instrum. 1997;34:380-5. | PubMed |
  20. Plant MJ, Borg AA, Dziedzic K, Saklatvala J, Dawes PT. Radiographic patterns and response to corticosteroid hip injection. Ann Rheum Dis. 1997 Aug;56(8):476-80. | CrossRef | PubMed | PMC |
  21. Lynch MC, Taylor JF. Facet joint injection for low back pain. A clinical study. J Bone Joint Surg Br. 1986 Jan;68(1):138-41. | PubMed |
  22. Marks RC, Houston T, Thulbourne T. Facet joint injection and facet nerve block: a randomised comparison in 86 patients with chronic low back pain. Pain. 1992 Jun;49(3):325-8. | CrossRef | PubMed |
  23. Dolan AL, Ryan PJ, Arden NK, Stratton R, Wedley JR, Hamann W, et al. The value of SPECT scans in identifying back pain likely to benefit from facet joint injection. Br J Rheumatol. 1996 Dec;35(12):1269-73. | CrossRef | PubMed |
  24. Lilius G, Laasonen EM, Myllynen P, Harilainen A, Grönlund G. Lumbar facet joint syndrome. A randomised clinical trial. J Bone Joint Surg Br. 1989 Aug;71(4):681-4. | PubMed |
  25. Carette S, Marcoux S, Truchon R, Grondin C, Gagnon J, Allard Y, et al. A controlled trial of corticosteroid injections into facet joints for chronic low back pain N Engl J Med. 1991 Oct 3;325(14):1002-7. | CrossRef | PubMed |
Hochberg MC, Perlmutter DL, Hudson JI, Altman RD. Preferences in the management of osteoarthritis of the hip and knee: results of a survey of community-based rheumatologists in the United States. Arthritis Care Res. 1996 Jun;9(3):170-6. | CrossRef | PubMed |

Jessar RA, Ganzell MA, Ragan C. The action of hydrocortisone in synovial inflammation. J Clin Invest. 1953 Jun;32(6):480-2. | CrossRef | PubMed |

Hills BA, Ethell MT, Hodgson DR. Release of lubricating synovial surfactant by intra-articular steroid. Br J Rheumatol. 1998 Jun;37(6):649-52. | CrossRef | PubMed |

Revell PA, Mayston V, Lalor P, Mapp P. The synovial membrane in osteoarthritis: a histological study including the characterisation of the cellular infiltrate present in inflammatory osteoarthritis using monoclonal antibodies. Ann Rheum Dis. 1988 Apr;47(4):300-7. | CrossRef | PubMed | PMC |

Haraoui B, Pelletier JP, Cloutier JM, Faure MP, Martel-Pelletier J. Synovial membrane histology and immunopathology in rheumatoid arthritis and osteoarthritis. In vivo effects of antirheumatic drugs. Arthritis Rheum. 1991 Feb;34(2):153-63. | CrossRef | PubMed |

Young L, Katrib A, Cuello C, Vollmer-Conna U, Bertouch JV, Roberts-Thomson PJ, et al. Effects of intraarticular glucocorticoids on macrophage infiltration and mediators of joint damage in osteoarthritis synovial membranes: findings in a double-blind, placebo-controlled study Arthritis Rheum. 2001 Feb;44(2):343-50. | CrossRef | PubMed |

Butler M, Colombo C, Hickman L, O'Byrne E, Steele R, Steinetz B, et al. A new model of osteoarthritis in rabbits. III. Evaluation of anti-osteoarthritic effects of selected drugs administered intraarticularly. Arthritis Rheum. 1983 Nov;26(11):1380-6. | CrossRef | PubMed |

Pelletier JP, Martel-Pelletier J. Protective effects of corticosteroids on cartilage lesions and osteophyte formation in the Pond-Nuki dog model of osteoarthritis. Arthritis Rheum. 1989 Feb;32(2):181-93. | CrossRef | PubMed |

Pelletier JP, Mineau F, Raynauld JP, Woessner JF Jr, Gunja-Smith Z, Martel-Pelletier J. Intraarticular injections with methylprednisolone acetate reduce osteoarthritic lesions in parallel with chondrocyte stromelysin synthesis in experimental osteoarthritis. Arthritis Rheum. 1994 Mar;37(3):414-23. | CrossRef | PubMed |

Pelletier JP, DiBattista JA, Raynauld JP, Wilhelm S, Martel-Pelletier J. The in vivo effects of intraarticular corticosteroid injections on cartilage lesions, stromelysin, interleukin-1, and oncogene protein synthesis in experimental osteoarthritis. Lab Invest. 1995 May;72(5):578-86. Lab Invest. 1995 May;72(5):578-86. | PubMed |

Wada J, Koshino T, Morii T, Sugimoto K. Natural course of osteoarthritis of the knee treated with or without intraarticular corticosteroid injections. Bull Hosp Jt Dis. 1993 Summer;53(2):45-8. | PubMed |

Polyzois D, Papachristou G, Kotsiopoulos K, Plessas S. Treatment of tibial and femoral bone loss by distraction osteogenesis. Experience in 28 infected and 14 clean cases. Acta Orthop Scand Suppl. 1997 Oct;275:84-8. | PubMed |

Robion FC, Doizé B, Bouré L, Marcoux M, Ionescu M, Reiner A, et al. Use of synovial fluid markers of cartilage synthesis and turnover to study effects of repeated intra-articular administration of methylprednisolone acetate on articular cartilage in vivo. J Orthop Res. 2001 Mar;19(2):250-8. | CrossRef | PubMed |

Murray RC, DeBowes RM, Gaughan EM, Zhu CF, Athanasiou KA. The effects of intra-articular methylprednisolone and exercise on the mechanical properties of articular cartilage in the horse. Osteoarthritis Cartilage. 1998 Mar;6(2):106-14. | CrossRef | PubMed |

Hollander JL. Intra-articular hydrocortisone in arthritis and allied conditions; a summary of two years' clinical experience. J Bone Joint Surg Am. 1953 Oct;35-A(4):983-90. | PubMed |

Saffie F, Gordillo H, Gordillo E, Ballesteros F. Intra-articular treatment of osteoarthrosis of the knee with betamethasone dipropionate and disodium phosphate. Non-controlled, open 5 years' experience. Rev Med Chil. 1989 Nov;117(11):1261-6. | PubMed |

Gaffney K, Ledingham J, Perry JD. Intra-articular triamcinolone hexacetonide in knee osteoarthritis: factors influencing the clinical response. Ann Rheum Dis. 1995 May;54(5):379-81. | CrossRef | PubMed |

Raynauld JP, Buckland-Wright C, Ward R, Choquette D, Haraoui B, Martel-Pelletier J, et al. Safety and efficacy of long-term intraarticular steroid injections in osteoarthritis of the knee: a randomized, double-blind, placebo-controlled trial. Arthritis Rheum. 2003 Feb;48(2):370-7. | CrossRef | PubMed |

Jakob AK, Sallay PI. Therapeutic efficacy of corticosteroid injections in the acromioclavicular joint. Biomed Sci Instrum. 1997;34:380-5. | PubMed |

Plant MJ, Borg AA, Dziedzic K, Saklatvala J, Dawes PT. Radiographic patterns and response to corticosteroid hip injection. Ann Rheum Dis. 1997 Aug;56(8):476-80. | CrossRef | PubMed | PMC |

Lynch MC, Taylor JF. Facet joint injection for low back pain. A clinical study. J Bone Joint Surg Br. 1986 Jan;68(1):138-41. | PubMed |

Marks RC, Houston T, Thulbourne T. Facet joint injection and facet nerve block: a randomised comparison in 86 patients with chronic low back pain. Pain. 1992 Jun;49(3):325-8. | CrossRef | PubMed |

Dolan AL, Ryan PJ, Arden NK, Stratton R, Wedley JR, Hamann W, et al. The value of SPECT scans in identifying back pain likely to benefit from facet joint injection. Br J Rheumatol. 1996 Dec;35(12):1269-73. | CrossRef | PubMed |

Lilius G, Laasonen EM, Myllynen P, Harilainen A, Grönlund G. Lumbar facet joint syndrome. A randomised clinical trial. J Bone Joint Surg Br. 1989 Aug;71(4):681-4. | PubMed |

Carette S, Marcoux S, Truchon R, Grondin C, Gagnon J, Allard Y, et al. A controlled trial of corticosteroid injections into facet joints for chronic low back pain N Engl J Med. 1991 Oct 3;325(14):1002-7. | CrossRef | PubMed |