Abrir sesión

Introducción 

Una actuación frecuente en los centros de atención primaria localizados en zonas rurales es la extracción de garrapatas. Atrás quedan la utilización de sustancias tóxicas como gasolina, vaselina, aceites y otros para su extracción utilizadas antaño1, ya que en múltiples ocasiones no consiguen el desprendimiento de la garrapata y pueden provocar la regurgitación de las sustancias de su aparato digestivo donde se pueden encontrar las bacterias causantes de diversas enfermedades2,3

La especie más extendida en Europa4 y España5 es la Ixodes ricinus. Se trata de una especie de ácaro de la familia ixoxidae. Es de cuerpo duro, corto y ancho, presenta dos formaciones, una anterior (gnatosoma) y otra posterior (idiosoma). En su formación anterior se encuentran los «quelíceros», formados por una pinza cuyas piezas presentan dientes dirigidos hacia atrás. Éstos actúan como anclas para fijarse en los animales que parasitan y así poder alimentarse de su sangre, dado que son hematófagas6.

Se encuentran en zonas húmedas y boscosas. Al alimentarse de mamíferos y aves pueden encontrarse entre la hojarasca o la vegetación existente en los caminos rurales7.

<b>Figura 1.</b> <i>Ixodes ricinus. </i> Fuente: Bartlomiej Bulicz. Disponible en: http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Ixodes_ricinus_2.jpg
Figura 1. Ixodes ricinus. Fuente: Bartlomiej Bulicz. Disponible en: http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Ixodes_ricinus_2.jpg

 

La garrapata no es directamente transmisora de enfermedades, sino que puede ser portadora de bacterias que pueden causar en el huésped determinadas patologías como fiebre por garrapatas de Colorado, enfermedad de Lyme, fiebre maculosa de las montañas rocosas, tularemia, entre otras. El organismo responde ante la garrapata considerándolo como un cuerpo extraño, desencadenando una reacción de hipersensibilización en la zona donde se aloja8.

<b>Figura 2.</b> <i>Ixodes ricinus</i>. Descripción anatómica. Fuente: Sonenshine DE. Biology of Ticks, 2 volume. New York, Oxford: Oxford University Press, 1991. Disponible en: http://en.wikipedia.org/wiki/File:Ixodesfemale.gif
Figura 2. Ixodes ricinus. Descripción anatómica. Fuente: Sonenshine DE. Biology of Ticks, 2 volume. New York, Oxford: Oxford University Press, 1991. Disponible en: http://en.wikipedia.org/wiki/File:Ixodesfemale.gif

 

Técnica de extracción

Equipo
  • Desinfectante
  • Guantes
  • Gasas estériles
  • Pinzas tipo Adson con dientes
  • Bisturí
  • Recipiente colector
  • Apósito

Se procede a sujetar la garrapata ejerciendo una suave tracción vertical al anclaje para observar la localización exacta del ácaro.

Se realiza con la punta de un bisturí un corte de poca profundidad (1-2 mm) en la piel del huésped a ambos lados de la zona donde se encuentra anclada la cabeza de la garrapata. La pequeña incisión produce una vibración que es captada por el parásito, provocando la retracción del quelícero y de las piezas de la pinza, las que actúan como anclas para fijarse en el huésped.

Se realiza la extracción suavemente una vez que se libera de la piel, sin permanecer en el huésped parte alguna del parásito.

Una vez extraído y depositado en un lugar seguro, se desinfecta la zona y se tapa el lugar de punción para evitar sobreinfección.

Se debe explicar al paciente que vigile la zona por si apareciesen signos de infección o de permanencia de restos de la garrapata.

<b>Figura 3.</b> Liberación de la garrapata. Fuente: Garrapatas. Ministerio de Educación, Cultura y Deporte República Bolivariana de Venezuela. Unidad educativa Colegio “Los Próceres”. Barcelona Edo. Anzoátegui y elaboración propia.
Figura 3. Liberación de la garrapata. Fuente: Garrapatas. Ministerio de Educación, Cultura y Deporte República Bolivariana de Venezuela. Unidad educativa Colegio “Los Próceres”. Barcelona Edo. Anzoátegui y elaboración propia.

 

Discusión/Conclusiones

Gran parte de la bibliografía consultada refiere que la extracción de la garrapata se realiza entre uno y tres minutos aproximadamente. En ocasiones, a duración total del acto puede llegar a alcanzar cinco minutos, tiempo en el que la zona afectada debe estar inmovilizada para evitar retorceduras del parásito o rotura del quelícero. La técnica que presentamos es muy apropiada para la extracción en niños, pues el tiempo de actuación se estima en segundos, evitando la inmovilización prolongada que en ocasiones es dificultosa.

La lesión de la piel es mínima, la incisión que se realiza dependerá del grosor de la piel del huésped y en bastantes ocasiones no se produce sangrado.

Notas

Declaración de conflictos de intereses

Los autores han completado el formulario de declaración de conflictos de intereses del ICMJE traducido al castellano por Medwave, y declaran no haber recibido financiamiento para la realización del artículo/investigación; no tener relaciones financieras con organizaciones que podrían tener intereses en el artículo publicado, en los últimos tres años; y no tener otras relaciones o actividades que podrían influir sobre el artículo publicado. Los formularios pueden ser solicitados contactando al autor responsable.

Colaboradores

Los autores declaran que el doctor Rafael Muñoz Zayas realizó la corrección de estilo del artículo enviado. Muñoz, es licenciado en filosofía y letras, miembro del consejo editorial de la revista de cultura y pensamiento El Rapto de Europa y del Proyecto de Educación Financiera en la Red (EDUFINET).

¿Olvido su contraseña? Le ayudaremos a recordarla aquí.

Si usted no está registrado en Medwave lo invitamos a inscribirse en el siguiente formulario.