Abrir sesión | Regístrese | ¿Olvidó su contraseña? | Contacto | English |
Email: Clave:

Medwave se preocupa por su privacidad y la seguridad de sus datos personales.
Para poder enviarle a su dirección de correo electrónico su contraseña, es necesario que ingrese su e-mail.


Comentarios
Medwave 2012 Feb;12(2):e5300 doi: 10.5867/medwave.2012.02.5300
Relación entre sal y presión arterial: nuevas miradas para un problema antiguo
Relationship between salt and blood pressure: new perspectives for an old problem
Hernán Prat Martorell
Referencias | Relacionados | Descargar PDF |
Para Descargar PDF debe Abrir sesión.
Imprimir | A(+) A(-) | Lectura fácil

La valoración antigua de la sal como preciosa posesión, puede haber contribuido a la noción moderna de que la adición de la sal al alimento es necesaria o aún beneficiosa. Sin embargo, durante el siglo XX, hubo muchas pruebas que orientan a una relación entre la ingestión de sal y la hipertensión en el ser humano.

El rol del balance externo de sodio en hipertensión ha sido descrito al menos desde 1954 por Dahl1 en estudios con humanos y animales de experimentación. En sus estudios este investigador y otros más, concluyeron que el principal determinante de las cifras de presión en hipertensos era la ingesta de sal. En una persona predispuesta a la hipertensión, un alto consumo de sodio inducirá a manifestaciones clínicas precoces en mayor grado y más severas2.

Desde estas publicaciones ha sido difícil estimar el consumo de sal por la población estudiada, ya sea por encuestas o la medición de sodio y otros electrolitos en orina. El consumo de sal “normal” en una población es discutible ya que no todos los humanos tenemos la misma capacidad de excretarla. Se pensó que a mayor ingesta, mayor excreción y también  que el sistema renal podría ahorrar en ausencia de un adecuado consumo. Hay numerosos estudios metabólicos que indican que con función renal normal, se puede mantener el balance de sodio con ingestas del rango de 375 mg/día por períodos mayores a 1 año3.

Sin embargo, hay individuos con mayor capacidad excretora y otros con mayor capacidad retenedora del sodio ingerido, condición mediada genéticamente y que posiblemente sea expuesta por autores en esta publicación.

Recientemente apareció una publicación en una población de Turquía (Salturk Study)4 en que se enroló a 1970 normotensos e hipertensos, se les hizo una encuesta alimentaria y medida la presión arterial, se les tomó muestras de sodio urinario excretado. Se encontró una correlación linear positiva entre consumo de sal y presión sistólica y diastólica, mostrando que por cada 100 mmol/día ingeridos se aumentaba la presión en 5,8 y 3,8 mmHg sistólica/diastólica respectivamente. También se mostró en pacientes de peso normal que el consumo de sal y la presión sistólica tenían una alta y significativa correlación.

Varios reportes han demostrado claramente que el rol de una alta ingestión de sal está implicado en morbilidad y mortalidad cardiovascular y renal, incluyendo accidente vascular cerebral, infarto del miocardio, rigidez arterial, insuficiencia cardíaca e insuficiencia renal. También se ha demostrado que la disminución del potasio en adición al aumento del sodio ingerido, puede agravar manifestaciones adversas cardiovasculares y renales.

La American Heart Association en sus últimas recomendaciones5 ha dicho que, para la población general, debe reducirse el consumo diario de sodio, de los 4000 mg recomendados antes, a 1500 mg, con una meta intermedia de 2300 mg (equivalentes a 5 gramos de sal).

Un metaanálisis aparecido este último año6 ha creado una controversia en que los autores, después de analizar siete estudios aleatorios controlados de reducción de sal dietética en normotensos (tres estudios), hipertensos (dos estudios), una población surtida (un estudio), y uno de pacientes con insuficiencia cardiaca, concluyen que la restricción en el consumo de sal no tendría ningún beneficio claro para la salud.

El reanálisis de los mismos datos, pero combinando los normotensos e hipertensos, encuentra ahora estadísticamente significativa una reducción del 20% de eventos cardiovasculares y una no significativa reducción de la mortalidad de toda causa. De hecho, el autor del metaanálisis (Dr. Taylor) dice que necesitamos más pruebas, aún cuando toda la anterior evidencia muestra que la sal es el factor principal que eleva nuestra presión arterial.

Por último, es necesario que se tomen acuerdos sobre el contenido de sal de los alimentos y bebidas. Ha habido esfuerzos para que a nivel estatal se fijen normas del contenido de cloruro de sodio en ellos, con oposición de ciertas industrias, que argumentan que se pierde el sabor en ciertos alimentos y bajará su consumo. ¿Será que la hipertensión debe manejarse con criterios económicos, más que sanitarios?

Notas

Declaración de conflictos de intereses

El autor ha completado el formulario ICMJE traducido al español por Medwave y declara no haber recibido financiamiento para la realización del artículo; haber recibido financiamiento de Boehringer Ingelheim y de Novartis Chile en los últimos tres años; y no tener otras relaciones o actividades que podrían influir sobre el artículo publicado. El formulario puede ser solicitado contactando al autor responsable.

Licencia Creative Commons Esta obra de Medwave está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 3.0 Unported. Esta licencia permite el uso, distribución y reproducción del artículo en cualquier medio, siempre y cuando se otorgue el crédito correspondiente al autor del artículo y al medio en que se publica, en este caso, Medwave.

 

Autor: Hernán Prat Martorell[1]

Filiación:
[1] Departamento Cardiovascular, Hospital Clínico Universidad de Chile, Santiago, Chile

E-mail: hprat@redclinicauchile.cl

Correspondencia a:
[1] Departamento Cardiovascular, Hospital Clínico Universidad de Chile, Rio Loa 8621, Las Condes, Santiago, Chile

Citación: Prat H. Relationship between salt and blood pressure: new perspectives for an old problem. Medwave 2012 Feb;12(2):e5300 doi: 10.5867/medwave.2012.02.5300

Fecha de envío: 22/12/2012

Fecha de aceptación: 29/12/2011

Fecha de publicación: 1/2/2012

Origen: solicitado

Tipo de revisión: con revisión externa por 2 revisores

Comentarios (0)

Nos complace que usted tenga interés en comentar uno de nuestros artículos. Su comentario será publicado inmediatamente. No obstante, Medwave se reserva el derecho a eliminarlo posteriormente si la dirección editorial considera que su comentario es: ofensivo en algún sentido, irrelevante, trivial, contiene errores de lenguaje, contiene arengas políticas, obedece a fines comerciales, contiene datos de alguna persona en particular, o sugiere cambios en el manejo de pacientes que no hayan sido publicados previamente en alguna revista con revisión por pares.

Aún no hay comentarios en este artículo.


Para comentar debe iniciar sesión

Medwave publica las vistas HTML y descargas PDF por artículo, junto con otras métricas de redes sociales.

Se puede producir un retraso de 48 horas en la actualización de las estadísticas.

  1. Dahl LK, Love RA. Evidence for relationship between sodium (chloride) intake and human essential hypertension. AMA Arch Intern Med. 1954 ; 94(4):525-31. | CrossRef | PubMed |
  2. Tuttle E, Hall W. The Heart. Chap. 65. N York: Mc. Graw Hill. 1978.
  3. Dahl LK.Possible role of salt intake in the developmentof essential hypertension. Int J Epidemiol. 2005 ;34(5):967-72. | CrossRef | PubMed |
  4. Erdem Y, Arici M, Altun B, Turgan C, Sindel S, Erbay B, et al.The relationship between hypertension and salt intake in Turkish population: SALTURKstudy. Blood Press. 2010; 19(5):313-8. | CrossRef | PubMed |
  5. Appel LJ, Frohlich ED, Hall JE, Pearson TA, Sacco RL, Seals DR, et al. The importance of population-widesodium reduction as a mean to prevent cardiovascular disease and stroke: acall to action from the American Heart Association. Circulation. 2011 Mar 15;123(10):1138-43. | CrossRef | PubMed |
  6. Taylor RS, Ashton KE, Moxham T, Hooper L, Ebrahim S. Reduced dietary salt for the prevention of cardiovascular disease: a meta-analysis of randomized controlled trials (Cochrane Review). Am J Hypertens. 2011 Aug;24(8):843-53. | CrossRef | PubMed |
Dahl LK, Love RA. Evidence for relationship between sodium (chloride) intake and human essential hypertension. AMA Arch Intern Med. 1954 ; 94(4):525-31. | CrossRef | PubMed |

Tuttle E, Hall W. The Heart. Chap. 65. N York: Mc. Graw Hill. 1978.

Dahl LK.Possible role of salt intake in the developmentof essential hypertension. Int J Epidemiol. 2005 ;34(5):967-72. | CrossRef | PubMed |

Erdem Y, Arici M, Altun B, Turgan C, Sindel S, Erbay B, et al.The relationship between hypertension and salt intake in Turkish population: SALTURKstudy. Blood Press. 2010; 19(5):313-8. | CrossRef | PubMed |

Appel LJ, Frohlich ED, Hall JE, Pearson TA, Sacco RL, Seals DR, et al. The importance of population-widesodium reduction as a mean to prevent cardiovascular disease and stroke: acall to action from the American Heart Association. Circulation. 2011 Mar 15;123(10):1138-43. | CrossRef | PubMed |

Taylor RS, Ashton KE, Moxham T, Hooper L, Ebrahim S. Reduced dietary salt for the prevention of cardiovascular disease: a meta-analysis of randomized controlled trials (Cochrane Review). Am J Hypertens. 2011 Aug;24(8):843-53. | CrossRef | PubMed |

La sal de la tierra
Silvia Padilla Loredo (México)
Medwave 2012 Feb;12(2):e5297


Intervenciones para reducir el consumo de sal en la dieta: la importancia de transmitir la evidencia en forma clara a quienes más la necesitan
Gabriel Rada, Luz María Letelier (Chile)
Medwave 2012 Feb;12(2):e5309


¿Está comprobado que la reducción de la ingesta de sal reduce la morbimortalidad por riesgo cardiovascular?
Fernando Lanas, Pamela Serón (Chile)
Medwave 2012 Feb;12(2):e5304


Análisis de la evidencia experimental que muestra efectos nocivos de la sal y su relación con la hipertensión arterial
Ignacio Bravo A, Luis Michea A. (Chile)
Medwave 2012 Feb;12(2):e5303


Equilibrio sodio-potasio en la regulación de la hipertensión arterial
Luis Hernán Zárate, Alex Valenzuela Montero (Chile)
Medwave 2012 Feb;12(2):e5301