Editorial
Medwave 2012 Jun;12(5):e5413 doi: 10.5867/medwave.2012.05.5413

La familia como recurso de salud

Family as a health resource

Josefa Aída Delgado

Desde una visión retrospectiva hasta nuestros días, la producción científica en salud tiene la mayor concentración de motivaciones, esfuerzos, recursos financieros y horas de trabajo orientados a la enfermedad del “paciente”. En algunos términos estos es comprensible por motivos que no pueden refutarse: afecta la vida de las personas y de una comunidad, su productividad, los elevados costos que genera su tratamiento; esto último sin mencionar los intereses comerciales de emporios químicos internacionales que lucran con ella, entre otras. De todas estas razones, son algunas comprensibles todas muy debatidas. Sin embargo, la enfermedad no desaparece. Cada año nos encontramos con nuevos estados mórbidos difíciles de diagnosticar y tratar, generando más dependencia del usuario al sistema de salud.

En tanto, la salud como factor principal de desarrollo alcanzado por el ser humano, no se está estudiando, no se destacan los grandes avances de la ciencia en los diferentes campos del conocimiento como resultado del impacto de la salud, ni se busca explorar y resignificar, en igual escala, aquellas dimensiones y atributos del ser humano que hacen posible la generación, fortalecimiento de la salud y su recuperación cuando enferma, para generar estrategias innovadoras de promoción y protección de la misma.

En este camino de búsqueda de “soluciones” el ser humano queda relegado, en su multidimensionalidad y su tendencia natural como sistema, de buscar su homeostasis. Esto es, la salud. La salud es un proceso natural y vital, propio de cada persona. La posee desde su gestación y desaparece con la muerte.

¿Por qué la salud no es analizada en sí misma y no como resultado de la ausencia de enfermedad? Si se acepta que la "salud" es una vivencia, como lo es la enfermedad, expresa que es propia de cada persona. Por lo tanto, se le asigna un valor personal, particular, referencial. Se trata de un significado que define una relación específica, original de cada uno, para vincularse consigo mismo y su medio buscando satisfacer sus necesidades, a través de un proceso de adaptación dinámico y continuo, empleando diferentes recursos. Algunos de ellos están fuera de su sistema y otros dentro.

La familia no está ausente en este proceso al ser el referente natural inmediato, donde las personas inician su aprendizaje de vida, su socialización. La familia contribuye a estructurar su conducta de salud con el aporte de sus miembros y el entorno. Desde la dimensión de la salud, puede considerarse a la conducta de salud de la familia como un estado funcional dinámico y continuo de adaptación influenciado por elementos vivenciales, biológicos, sociales, espirituales, psicológicos y culturales de su vida cotidiana, que se encuentran interrelacionados y son interdependientes para la satisfacción de las necesidades percibidas. Expresado en su sistema de cuidado cotidiano, ¿qué es el cuidado? “Es una actitud propia del ser humano, es parte de su esencia y la salud es su resultado”. 

¿Por qué tiene que interesar el conocimiento de la familia en el campo de la salud? Ella es un grupo esencial y referente en todo ser humano que no sólo genera la vida, también inicia la construcción de “saberes domésticos” que sustentan sus prácticas. Entre esos saberes está el cuidado de la salud, iniciando por la generación de hábitos y rutinas, para llegar a definir estilos de vida.

La familia es el ámbito de generación de significados que van ha constituir un sistema, el que se modificará de acuerdo a su historia de vida grupal e individual. Define el valor de la vida, del cuidado, y en consecuencia de la salud. Son significados que, en el ámbito de la familia, se encuentran vinculados y se influyen recíprocamente. Es desde este lugar que afrontan las dificultades y toman las decisiones.

¿En qué momento las políticas y programas de salud la consideran? ¿dónde? ¿cómo? Potenciar los recursos que cada familia tiene en su saber cotidiano, demanda estudios para descubrirlos y utilizarlos en favor de la producción, mantenimiento y fortalecimiento de la salud. Es imprescindible aprender a articular el sistema sanitario con el sistema familiar. Eso representa saber científico y saber doméstico.

Notas  

Declaración de conflictos de intereses

La autora ha completado el formulario de declaración de conflictos de intereses del ICMJE traducido al castellano por Medwave, en el que asegura no haber recibido financiamiento para la realización del artículo/investigación, no tener relaciones financieras con organizaciones que podrían tener intereses en el artículo publicado, en los últimos tres años; y no tener otras relaciones o actividades que podrían influir sobre el artículo publicado. Declara también que recibió financiamiento para viajes relacionados con el artículo por parte de la Universidad Nacional de Santiago del Estero y que en relación a otros estudios ha realizado consultorías remuneradas para la Universidad de Yucatán de México. El formulario puede ser solicitado contactando a la autora responsable.

 

Licencia Creative Commons Esta obra de Medwave está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 3.0 Unported. Esta licencia permite el uso, distribución y reproducción del artículo en cualquier medio, siempre y cuando se otorgue el crédito correspondiente al autor del artículo y al medio en que se publica, en este caso, Medwave.

ISSN 0717-6384