Abrir sesión | Regístrese | ¿Olvidó su contraseña? | Contacto | English |
Email: Clave:

Medwave se preocupa por su privacidad y la seguridad de sus datos personales.
Para poder enviarle a su dirección de correo electrónico su contraseña, es necesario que ingrese su e-mail.


Comentarios
Medwave 2017 Jul;17(6):7004 doi: 10.5867/medwave.2017.06.7004
Evidencia e información en medicina
Evidence and information in medicine
Miguel Hugo Kottow Lang
Referencias | Descargar PDF |
Para Descargar PDF debe Abrir sesión.
Imprimir | A(+) A(-) | Lectura fácil

El concepto de equipoise –equiponderación- se refiere a situaciones clínicas con alternativas terapéuticas cuyos beneficios, riesgos y efectos secundarios son equivalentes, sin que exista información científica que permita dirimir la decisión. Equiponderación ha sido un tema muy debatido en investigación clínica, pero tiene escasa presencia en la práctica médica cotidiana que debe operar con incertidumbres, probabilidades y una dosis importante de criterio y experiencia. La medicina basada en evidencia se propone reducir estos imponderables que bien pueden albergar prácticas inútiles o incluso lesivas, mediante el acúmulo de datos empíricos científicamente validados, por lo que Epistemonikos (= lo que vale la pena conocer o saber) es un valioso aporte para la depuración del juicio médico y el perfeccionamiento de la práctica.

En el suplemento Epistemonikos 2 (https://www.medwave.cl/link.cgi/Medwave/6994) publicado recientemente en Medwave, se incluyen 13 artículos que sistemática, aunque no exhaustivamente, proponen un metanálisis de investigaciones en salud sobre determinados temas clínicos cuyo manejo es debatido. El análisis revela que la mayoría de los datos referentes a diversos criterios de efectividad tienen baja o muy baja certeza de evidencia; las referencias a efectos adversos presentan certezas bajas, moderadas u, ocasionalmente altas.

Un número importante de publicaciones biomédicas tienen escaso valor de certeza que, en su conjunto, no ayudan al médico clínico a disipar dudas o fundamentar con evidencias sus decisiones terapéuticas. La práctica clínica continúa siendo un quehacer cargado de incertidumbres, probabilidades y adecuación de criterios a factores contextuales. Las expectativas de eficacia que la biomedicina proclama pero incumple, minan la confianza de la ciudadanía y contribuye al aumento notorio de recurso a medicinas no alopáticas, llámense complementarias o alternativas.

La biomedicina dice saber más de lo que realmente sabe, generando desconfianza que Solano y Helguero-Santin prefieren imputar a desinformación y falsas aseveraciones provenientes de Internet [1]. Los dos ejemplos que dan no son convincentes: se refieren a un texto editorial que reclama el apoyo financiero fiscal a la homeopatía y a otros procedimientos complementarios en desmedro de la desfinanciada atención médica pública, como sucede en muchos países [2]. Más pertinente sería la referencia a cambios culturales que revaloran medicinas tradicionales.

Igualmente improcedente es culpar a Internet de los movimientos antivacuna. La imputación de daños neurológicos por culpa del timerosal fue un burdo engaño perpetrado al interior de la medicina y publicado en The Lancet [3], que tuvo una breve credibilidad tanto en los medios como entre autoridades de salud pública [4]. Los movimientos anti-vacuna militan desde fines del siglo 19, mucho antes de la era digital [5]. Sus afanes no son contra las vacunas sino contra los programas que las hacen obligatorias: “No somos sistemáticamente contrarios a las vacunaciones, sino contrarios a las vacunaciones sistemáticas” [5].

Este comentario no intenta emitir juicios de valor sobre medicina alopática versus complementarias, ni sobre los beneficios o riesgos de diversos programas de inmunización. La pretensión se reduce a solicitar que la medicina reconozca sus limitaciones, la fragilidad de sus fuentes de información como lo muestra Epistemonikos, las opacidades de la investigación biomédica, haciéndose cargo que la “crisis” de la medicina contemporánea es un proceso complejo de analizar y entender, donde pensamiento, práctica y autocrítica de la medicina han de reconquistar la confianza ciudadana desde su propio quehacer. Sin duda, los medios de comunicación y la proliferación de redes sociales digitales forman y deforman la opinión pública, pero más que originar, mayoritariamente reaccionan a cambios culturales complejos y rizomáticos, tanto en la medicina como en otros procesos sociales.

Notas

Declaración de conflictos de intereses
El autor ha declarado que no presenta conflictos de intereses con la materia de este comentario.

Licencia Creative Commons Esta obra de Medwave está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 3.0 Unported. Esta licencia permite el uso, distribución y reproducción del artículo en cualquier medio, siempre y cuando se otorgue el crédito correspondiente al autor del artículo y al medio en que se publica, en este caso, Medwave.

 

Autor: Miguel Hugo Kottow Lang[1]

Filiación:
[1] Facultad de Ciencias de la Salud, Universidad Central de Chile, Santiago, Chile

E-mail: mkottow@gmail.com

Correspondencia a:
[1] Facultad de Ciencias de la Salud
Universidad Central
Lord Cochrane 417
Santiago
Chile

Citación: Kottow Lang MH. Evidence and information in medicine. Medwave 2017 Jul;17(6):7004 doi: 10.5867/medwave.2017.06.7004

Fecha de publicación: 21/7/2017

Ficha PubMed

Comentarios (0)

Nos complace que usted tenga interés en comentar uno de nuestros artículos. Su comentario será publicado inmediatamente. No obstante, Medwave se reserva el derecho a eliminarlo posteriormente si la dirección editorial considera que su comentario es: ofensivo en algún sentido, irrelevante, trivial, contiene errores de lenguaje, contiene arengas políticas, obedece a fines comerciales, contiene datos de alguna persona en particular, o sugiere cambios en el manejo de pacientes que no hayan sido publicados previamente en alguna revista con revisión por pares.

Aún no hay comentarios en este artículo.


Para comentar debe iniciar sesión

Medwave publica las vistas HTML y descargas PDF por artículo, junto con otras métricas de redes sociales.

Se puede producir un retraso de 48 horas en la actualización de las estadísticas.

  1. Solano FE, Helguero-Santin LM. Misinformation online and its impact on the physician-patient relation. Medwave 2017 Jun;17(5):e6991. | CrossRef |
  2. Garattini, S., Mannucio PM. Homeoptathy provided by a national health service: Only in Italy? Eur J Intern Med. 2017 Jun;41:1-2. | CrossRef | PubMed |
  3. Wakefield AJ1, Murch SH, Anthony A, Linnell J, Casson DM, Malik M, et al. Ileal-lymphoid-nodular hyperplasia, non-specific colitis, and pervasive developmental disorder in children. Lancet. 1998 Feb 28;351(9103):637-41. | PubMed |
  4. Godlee F, Smith J, Marcovitch H. Wakefield's article linking MMR vaccine and autism was fraudulent. BMJ. 2011 Jan 5;342:c7452. | CrossRef | PubMed |
  5. Moulin AM. L’Aventure de la vaccination. Paris: Fayard; 1996.
Solano FE, Helguero-Santin LM. Misinformation online and its impact on the physician-patient relation. Medwave 2017 Jun;17(5):e6991. | CrossRef |

Garattini, S., Mannucio PM. Homeoptathy provided by a national health service: Only in Italy? Eur J Intern Med. 2017 Jun;41:1-2. | CrossRef | PubMed |

Wakefield AJ1, Murch SH, Anthony A, Linnell J, Casson DM, Malik M, et al. Ileal-lymphoid-nodular hyperplasia, non-specific colitis, and pervasive developmental disorder in children. Lancet. 1998 Feb 28;351(9103):637-41. | PubMed |

Godlee F, Smith J, Marcovitch H. Wakefield's article linking MMR vaccine and autism was fraudulent. BMJ. 2011 Jan 5;342:c7452. | CrossRef | PubMed |

Moulin AM. L’Aventure de la vaccination. Paris: Fayard; 1996.